sábado, 10 de octubre de 2009

El Gran Titán

Una vez más, Martín Palermo volvió a estar en el lugar justo, en el momento indicado para escribir otra página de su historia y darle, en esta oportunidad, un atisbo de esperanza a la Selección Argentina para su clasificación a Sudáfrica 2010.

Sobre el último aliento y a poco de que Perú haya alcanzado un empate in extremis, el goleador histórico de Boca apareció para empujar a la red y dejar las cosas 2-1 en una noche en la que sopló un vendaval de agua y melodrama en lo que fue el corazón de la Ciudad de Buenos Aires con la presentación del equipo de Maradona.

Una victoria que le da vida a una Selección Argentina que sigue sumergida en el desorden de su juego, con figuras -o las que dicen llamarse así- que aparecen a cuentagotas, la carencia a nivel táctico y sobre todo, el aspecto colectivo que nunca apareció a lo largo de las 17 fechas de Eliminatorias. Así, el equipo de Diego Maradona cruzará el charco para visitar a Uruguay en el último capítulo de estas eliminatorias, con dos resultados posibles que lo depositarían en forma directa al Mundial: una victoria o un empate, en este último caso Ecuador debería ganar por cinco goles de diferencia en Santiago frente al ya clasificado Chile. Sí hay que decir que una derrota en Montevideo podría dejar a Argentina directamente fuera de Sudáfrica si Ecuador derrotara a Chile.

Viendo el panorama, el próximo miércoles la parada será muy compleja. Las condiciones en las que se encuentra Argentina son poco esperanzadoras, habrá que ver qué tan decisivo pueda ser el ingreso de Juan Sebastián Verón en el once titular, la presencia de Martín Palermo desde el arranque y, por sobre todas las cosas, entender el grandísimo valor del trabajo en equipo, la solidaridad, la cohesión entre las líneas y el manejo de la pelota, cuestiones clave que hace rato no aparecen en el horizonte de la albiceleste. Habrá poco y nada de entrenamientos de aquí hasta el miércoles, pero hay temas básicos e insoslayables que, se ven con toda tristeza, se repiten irremediablemente en cada partido.

En el Estadio Centenario de Montevideo estará Uruguay, hambriento de una clasificación y es un equipo que viene en franca levantada. Argentina estará enfrente, pero ¿qué ofrecerá como armas para sacar el pasaporte al Mundial? Es toda una incógnita. Uruguay no es Perú, que regaló el partido desde el minuto cero y cuando se lo propuso, tuvo a maltraer a Argentina pero terminó quedándose sin nada por culpa de un goleador que siempre hace migas con el destino. Uruguay tiene mucho de lo que Argentina carece, ¿habrá final feliz?

Luego de los partidos disputados el día sábado y quedando pendiente el choque Bolivia-Brasil, las posiciones son las siguientes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario