sábado, 14 de noviembre de 2009

Argentina deberá aprender mucho de España

Casi el agua y el aceite. Esta definición podría ajustarse al encuentro entre España y Argentina disputado en el Vicente Calderón de Madrid y que la Furia Roja se llevó por 2-1 con total justicia, aunque por esas cuestiones que tiene este juego Martín Demichelis desperdició un cabezazo sobre el epílogo del cotejo que hubiera significado el empate para los de Diego Maradona.

Dos realidades opuestas quedaron evidentes en cancha. Por un lado, un seleccionado trabajado, con un andamiaje que viene aceitado desde hace un par de años, con intérpretes que tienen muy en claro lo que se debe hacer dentro del campo de juego, lo cual le da una confianza total en pos del buen trato del balón y eso, en fútbol, es tener el as de espadas para lograr el objetivo final. Más allá de cualquier resultado, la idea está más que clara en el combinado español y por eso es el favorito de todos para llevarse el Mundial de Sudáfrica 2010.

En el lado contrario, una Selección Argentina que empieza a atravesar el camino del rearmado, porque cada partido que dispute tendrá que ser tomado por el cuerpo técnico como banco de "prueba y error" para elegir a los mejores ejecutantes apuntando a junio de 2010 cuando se encare la competencia más importante del fútbol. Por lo pronto, no fue para nada feliz el enfrentar a quien es considerado el mejor exponente y que se perfila, para bien o para mal, como el candidato de todos. Así fue que Argentina no la pasó para nada bien principalmente en el primer tiempo, cuando vio ir y venir la pelota sin poder tomar posesión y menos que menos pudo hilvanar alguna jugada de riesgo, salvo cierto pelotazo que Di María se encargó de fallar. Mientras tanto, en pleno dominio español, se pudo ver la siempre presente torpeza de Gabriel Heinze, quien pareciera entender que llevar la "6" de Ruggeri y Passarella le diera la licencia para pegar y ultrajar rivales a diestra y siniestra, muy lejos de esto, el rigor de estos excelsos defensores pasaba por otro lado. De la misma manera, a Fabricio Coloccini también se le hizo cuesta arriba el lateral derecho, posición que no le es natural, por más que se repita asignarle este puesto ha quedado claro que el ex Boca y San Lorenzo no rinde lo esperado. El dúo Gago-Mascherano fue un espectador de lujo del circuito futbolístico de España, más que nada el jugador del Real Madrid vuelve a demostrar que el fútbol que Maradona piensa que puede dar, dijo ausente otra vez y Esteban Cambiasso pide pista.

En la segunda parte, se terminó el monopolio español del balón y Argentina levantó individualmente para comenzar a llevar peligro al arco de Iker Casillas. Sin demasiado orden pero el haberse adelantado en el campo de juego le sirvió para jugarle de igual a igual al equipo de Del Bosque y así llegó el empate desde los doce pasos que Messi se encargó de transformar en gol. No se entendió el cambio de Tévez por Higuaín, cuando el partido estaba 0-1, el ingreso de Carlitos era cantado por un volante o un defensor para sumar gente en ataque. Argentina y España intercambiaron algún que otro avance, la Albiceleste con más ansia que otra cosa y la Roja con esa dinámica y precisión en velocidad que llena los ojos de cualquier espectador, para que a 5' del final llegara el 2-1 luego de un penal ejecutado por Xabi Alonso tras una mano de Demichelis que quedó descolocado ante una pifia del inefable Heinze.

Un párrafo aparte para Lionel Messi, de aceptable labor. La idea de Maradona es que se haga "dueño del equipo", en un protagonismo que le queda enorme. Quedó demostrado que estuvo muy solo y que si desde el mediocampo no tiene actores que le generen fútbol como sucede en Barcelona con Xavi e Iniesta, la cosa no va a andar. El DT debe tomar nota de esto a la brevedad, el 10 de la Selección y el Barsa lejos está de ser un armador de juego, ni siquiera un asistidor.

Aparentemente para el mes de diciembre se estaría organizando otro encuentro internacional frente a la Selección de Catalunya, en una prueba que sería ideal para verse desenvolver al combinado nacional ante un equipo de jerarquía menor y así poder ganar en confianza y en resultados, antes de enfrentar a otro gigante como lo es Alemania en el mes de marzo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario