jueves, 24 de diciembre de 2009

Encrucijada

El peor cierre que podía esperar la Selección Argentina arribó luego de la derrota 4-2 frente a Catalunya. Carlos Bilardo destapó -una vez más- la olla de las internas entre el cuerpo técnico y el manager y todo indica que se deben tomar cartas en el asunto porque esta relación conflictiva le hace mucho mal a la Selección.

Si los principales responsables de la conducción del seleccionado se empeñan en dejar esta imagen, ¿cuál es el mensaje que les queda a los jugadores que son convocados? la tranquilidad y las reglas claras deben ser moneda corriente para poder planificar y ejecutar ante el gran desafío que es el Mundial de Sudáfrica, pero los problemas siguen a la orden del día.

No es otro que Julio Grondona quien debe tomar cartas en el asunto, siendo el ideólogo del tandem Bilardo-Maradona lanzado allá por Noviembre de 2008. Es sabido que ambos no tienen un feeling especial y han tenido varios encontronazos en sus épocas de DT y jugador, pasando por conflictos en la Selección, en Boca y hasta llegaron a la violencia física cuando coincidieron en el Sevilla. Chispazos que vuelven a repetirse en un momento donde los problemas no deberían ser tapa estando a menos de 6 meses del inicio del Mundial.

La muñeca del mandamás vuelve a ponerse a prueba frente a una designación de la que nunca hubiera imaginado tanta polvareda. Hasta ahora, el presidente de la AFA se ha automarginado de todos los problemas que se suscitaron en los últimos meses, casi como haciéndose el distraído, y es curioso también cómo nadie lo apunta, sino que la novela se centra entre Maradona y Bilardo.

El problema no es de a dos, sino de a tres y Grondona debe actuar, de una buena vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario