sábado, 19 de diciembre de 2009

La mística de Estudiantes estuvo a 2 minutos de la cúspide mundial

A los 43' del segundo tiempo, Estudiantes le ganaba al Barcelona por 1-0 y resistía los embates, como a lo largo de toda esta etapa. Parecía que la hazaña estaba al caer y la mística copera se mostraba a prueba de cualquier vendaval, pero tanto fue el cántaro a la fuente que al final llegó el empate y luego en el tiempo suplementario los catalanes se llevaron un triunfo por demás merecido, con un gol anotado por, nada más ni nada menos, que Lionel Messi.

Una dolorosa derrota para el Pincharrata, pero más que nada por haber estado tan cerca de levantar el trofeo, porque a lo largo de la final el Barsa fue mucho más, manejó la pelota y solamente en el primer tiempo el equipo de Alejandro Sabella justificó el triunfo al ser efectivo en la red y controlar la generación de fútbol de los de Pep Guardiola. Ya en el complemento todo fue del blaugrana que manejó la pelota con más paciencia que profundidad y cuando el tiempo se vencía verticalizó como pudo y con un centro llegó el empate que le dio el guiño necesario para creer que el Mundial de Clubes estaba a la vuelta de la esquina.

Pero las diferencias quedaron muy claras, la burguesía del fútbol fue demasiado para el digno Estudiantes de La Plata. Tanto colectiva como individualmente la disparidad fue notable y Barcelona lo terminó rematando a un Pincha que quedó groggy ante el dominio catalán. Los catalanes hicieron correr la pelota y el desgaste quedó para los argentinos que se quedaron en su plan anti-Barsa, vislumbrándose claramente el cansancio físico en varios protagonistas. Además, ante la supremacía española, no contó con un contragolpe o alguna compañía "picante" en el ataque que pueda complementarse con Verón y acompañar a Boselli, algo que sí tenía el campeón de América con Gastón Fernández y en Arabia le faltó. Improvisó con Clemente Rodriguez -de buena labor- y con Enzo Pérez en una posición que no le terminó de cerrar. Cuestiones que Guardiola con sus variantes primermundistas no sufrió, porque desde el banco de suplentes llegaron alternativas que le abrieron el partido. Diferencias marcadas entre el fútbol de acá y de allá, de burgueses y humildes.

Y el final más temido con el pecho de Messi. Cual traidor a la patria, la estrella del Barcelona le terminó dando otra Copa -como había sucedido en la Champions League- y en contra de un equipo argentino. Casi deliberadamente, cuando el pueblo futbolero argentino unido en su conjunto estaba con la camiseta del Pincha por lo menos durante un par de horas, llegó el 10 para terminar de arruinar la fiesta y dejar sin nada a Estudiantes. Paradógico, la bronca por lo que todavía no le dio Messi a la Selección sin dudas se incrementa con este gol definitorio. "Justo Messi viene a hacer este gol, más vale que en Sudáfrica haga lo mismo" habremos pensado muchos. ¿Pero Messi tiene la culpa ahora? No, él solo seguramente no y esta historia continuará.

3 comentarios:

  1. MESSI NO TOCASTE UNA PELOTA EN TODO EL PARTIDO, SOLO LA DEL GOL . . . TE MARCARON JUGADORES QUE VALEN EL 1% DE TU CLAUSULA Y NO TE DEJARON JUGAR . . . SI TENES HUEVOS VENI A JUGAR ACA, AL FUTBOL SUDAMERICANO . . . NUNCA GANASTE NADA . . . NI UN MISERABLE TORNEO LOCAL, NUNCA JUGASTE UNA LIBERTADORES DE AMERICA . . . PONETE LA CAMISETA DE ESPAÑA . . . . Y SALI CAMPEON POR QUE CON LA CELESTE Y BLANCA NO EXISTIS !

    ResponderEliminar
  2. DEBISTE SER EXPULSADO . . . SOLO TE PERDONARON POR LO QUE FACTURAN GRACIAS A VOS . . . MORITE AMARGO PECHO FRIO . . .

    ResponderEliminar