sábado, 9 de enero de 2010

Ídolo efímero y fugaz

Las negociaciones entre la dirigencia de Banfield y quien fuera uno de los principales artífices del primer título en la historia del club del Sur quedaron finalmente cerradas. Fueron seis meses explosivos de Santiago Silva: goleador del certamen, figura en varios cotejos claves, amado por la parcialidad del Taladro y tuvo una resurrección a nivel futbolístico a sus 29 años.

Pero en una entramada lamentable, la directiva del campeón dio por terminadas las gestiones, luego de que el uruguayo estuvo más de 20 días sin contestar a la dirigencia sobre su continuidad y cuando -en forma tardía- se iniciaron las tratativas, las altas exigencias del jugador no pudieron ser satisfechas. A esta altura del partido, habiéndose iniciado la pretemporada de todos los equipos de Primera División, el máximo artillero y figura del campeonato pasado está en veremos.

Cosas que pasan. Seis meses notables en Banfield, con un campeonato incluído. Nada menos que el primer lauro en un club centenario que ahora va también por la Copa Libertadores. Quién iba a pensar que todo se iría por la borda, el uruguayo escribió la página más gloriosa de Banfield y ahora la borra con el codo, yéndose por la puerta de atrás del Florencio Sola, dejando al mundo del fútbol boquiabierto, ni qué decir de los hinchas del Taladro que no deben entender cómo puede ser que su club le abrió las puertas a un jugador que se tranformó en ídolo y ahora ya no es parte de la historia. Fugaz, efímero, pasajero lo del 9 por y para la gente de Banfield.

Días atrás, Juan Sebastián Verón enviaba un mensaje sobre su amor hacia Estudiantes de La Plata, desechando una oferta multimillonaria. Hoy, Santiago Silva envía un claro mensaje sobre las prioridades en su carrera.

2 comentarios:

  1. Busca guita. Es simple. Seguramente se irá a esas ligas extrañas donde pulula dinero..

    ResponderEliminar
  2. Busca mucha guita, porque en Banfield le iban a comprar el 50% y le iban a hacer un contrato bastante superior al que tenía antes.

    ResponderEliminar