martes, 2 de febrero de 2010

¿La Generación Verdeamarela?

La Confederación Brasileña de Baloncesto (CBB) dio un gran golpe de timón al anunciar que el técnico argentino Rubén Magnano fue contratado por Brasil para dirigir la selección nacional de básquetbol, informó el sábado

Magnano, quien ganó el oro olímpico en Atenas en 2004, va a comandar a los brasileños en el próximo Mundial de Turquía y prolongará su contrato, por lo menos, hasta el torneo preolímpico mundial de 2012, pudiendo extenderlo hasta los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, en 2016, en función de sus resultados.

En el historial de Magnano sobresale además lo realizado con Argentina en el mundial de 2002 en Indianapolis, siendo el primer equipo en vencer al Dream Team estadounidense en la historia.

De haber mediado rendimientos mediocres, ausencia de podios y/o ausencia de resultados, hoy se estaría discutiendo que los brasileños "nos robaron" al ex DT, y que sin él los años de gloria dorada volverían a parecer una lejana utopía. Sin embargo, Sergio Hernández, con sus vaivenes y tácticas discutibles -a veces incomprensibles- ha dado sobradas muestras de ser un aplomado y astuto entrenador y seleccionador que a veces con muy poco ha conseguido grandes laureles.

Podría plantearse una gran disquisición alrededor de la extensión contractual de Magnano al frente del seleccionado albiceleste más allá de los laureles dorados de Atenas 2004, que finalmente no fue y dejó en cierta forma a los jugadores huérfanos y sin el rígido timón que el técnico cordobés imprimió como marca registrada, como así también una línea de juego trazada casi a la perfección. Pero simplemente son dos procesos diferentes, realidades diferentes, planteles similares pero con bajas que los hacen diferentes, y hay que analizar las variables en dicho estado.

Ahora será el turno de los jugadores y la dirigencia de Brasil comprender el bagaje cultural y deportivo que Magnano buscará replicar con inteligencia sobre un equipo que no está acostumbrado al concepto de "juego de equipo" que sí abrazan los jugadores albicelestes; una idiosincracia que no responde a apellidos.

Básquet argentino marca regsitrada.


1 comentario:

  1. Seguramente le irá muy bien al Maestro cordobés, eso sí, que en el Mundial termine por debajo de la Selección del Oveja.

    ResponderEliminar