jueves, 25 de febrero de 2010

Ni la primera ni la última vez

Antes de cualquier partido importante en el fútbol argentino, hay otro partido que juegan los hinchas y es el de obtener una simple entrada para ver su espectáculo favorito. Pero ojo, la entrada no es gratis y, cada vez más, se torna complicada su adquisición para los menos pudientes, no sólo por el precio sino porque la odisea para hacerse de su ticket siempre está de turno.

Para el clásico que se disputará el sábado entre Independiente y Racing en el Libertadores de América se montaron distintos operativos para el expendio de localidades. El más problemático sucedió en las boleterías habilitadas (sólo dos) para el público de la Academia. Entre la corta capacidad para los visitantes que tiene la nueva cancha del Rojo, más la prohibición del Coprosede y las entradas que ya tiene asignadas para peñas del interior, protocolo y "pack visitante", quedaron tan solo unos 500 boletos a la venta para la gente racinguista. El resultado fue el esperado: aglomeraciones e incidentes varios. Al mejor estilo Poncio Pilatos, el presidente Rodolfo Molina tuvo afirmaciones alarmantes minutos después del problema. Declaró a los medios que "es muy complicado" organizar la venta de entradas y hasta preveía que "iba a haber problemas". Si el máximo responsable de Racing mira hacia otro lado, qué más se puede esperar. Un nuevo desacierto de un presidente que lleva más de un año al frente de la Academia, quien se ha caracterizado por varios episodios cuanto menos no deseados: la mediática (no) llegada de Lothar Matthäuss o el proyecto integral de Claudio Vivas que terminó imprevistamente.

Pero esto no acaba en esta vereda, sino que en la de enfrente las cosas no vienen mejor. Debido a que el nuevo Estadio se inauguró en plena obra, la capacidad de la tribuna popular es limitada y se cercena el ingreso de la masa societaria para ver los partidos que Independiente disputa como local. Entonces, la Comisión Directiva del CAI ha instaurado la entrega de un bono gratuito al socio que debe retirar por la sede antes de cada cotejo. Para el clásico, los bonos se agotaron pero aparecieron a la venta en Mercado Libre, casi el colmo, no solamente hay reventa de entradas, sino que estos bonos gratuitos para los socios también se revenden, pero claro, únicamente a socios, de lo contrario no sirven para el ingreso. Algo inédito.

Dos realidades parecidas, dos hechos lamentables y dos dirigencias que no protegen a sus asociados e hinchas, total, ahora está el "Fútbol para Todos" que está dando sus frutos económicos. Réditos que serán administrados por estas dirigencias que, si en algo tan simple como una venta de entradas muestran una impericia insuperable, mejor ni pensar de lo que puede ser el manejo de la tesorería. Qué lío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario