lunes, 8 de marzo de 2010

El Regreso del Rey (David)

Nadie lo esperaba. Se preveía que los Octavos de Final de la Copa Davis edición 2010 iban a ser un trámite, claro, para Suecia. El equipo argentino, conducido por Modesto "Tito" Vazquez, llegaba sin sus principales figuras (Del Potro, Nalbandián y Mónaco lesionados) y estaba compuesto por "lo que había" a mano, jugadores que la pelean duro en el exigente circuito del ATP en busca de lugares de privilegio.

Pero en Estocolmo llegó la noticia menos pensada. David Nalbandián, que va transformándose en el jugador más copero de la historia del tenis argentino, llegaba a tierra sueca a menos de 48 horas de jugarse el primero de los cinco partidos de la serie para aportar su granito de arena, en el medio de su recuperación de la lesión que lo alejara en plena competencia del torneo de Buenos Aires. Así, el unquillense se calzó la camiseta y jugó su rol dentro y fuera de la cancha, aportando su experiencia en este tipo de contiendas para engrosar la confianza de los Schwank, Mayer y Zeballos, novatos en la estirpe copera pero que con el inflador anímico que significó la presencia del cordobés, hicieron un gran papel en una serie inolvidable.

El dobles hizo la hazaña palpable, porque la dupla Nalbandián-Zeballos infló el pecho y sacó adelante un partido con una autoridad notable y en sets corridos, como para no dejar dudas. El tercer día tuvo a Leo Mayer haciendo un buen partido ante el Nº 1 sueco Söderling a pesar de caer en sets corridos y llegó el broche de oro de la mano de Nalbandián que en cuatro sets terminó de redondear un gran triunfo y se erigió como el héroe que está de regreso con sed de victoria de Copa Davis, un torneo al que jamás le esquivó y que, como este fin de semana, David volvió por más, más gloria por supuesto.




No hay comentarios:

Publicar un comentario