domingo, 14 de marzo de 2010

Independiente quiere

Disputado casi medio Clausura, Independiente lidera y se ilusiona con una vuelta olímpica que no se le da desde el Torneo Apertura 2002, cuando era conducido también por Américo Gallego.

Si bien el rendimiento ha sufrido altibajos a lo largo de las nueve fechas disputadas, a la hora de sumar puntos su capacidad ha sido notable, más aún teniendo en cuenta sus actuales cuatro triunfos en serie que lo han catapultado a lo más alto de la tabla de posiciones, flanqueado por el encumbrado Godoy Cruz de Omar Asad que lo sigue de cerca.

Más allá del Tomba, el Rojo mantiene una buena ventaja sobre los tres equipos más regulares del fútbol argentino. Le lleva 5 unidades a Vélez y Banfield y está a 6 sobre Estudiantes de La Plata, algo positivo y más considerando que estos equipos tienen apuntados todos los cañones a la Copa Libertadores. Por ahora están fuera de combate los otros grades y es harto complicado que se prendan, a no ser por alguna racha importante de triunfos al hilo. Entonces, el futuro es alentador para Independiente.

Frente a Chacarita logró superar un escollo que le marcará en el lomo esa cuota de carácter que debe tener todo equipo que aspira a lo grande. En el siempre complicado reducto que es La Paternal, logró un triunfo con pierna más fuerte que templada, alterando un poco los decires del himno del club de Avellaneda. Como saldo de este combate a Gallego se le cayó un nuevo soldado, porque el volante Walter Busse sufrió una grave lesión que lo alejará de las canchas por unos cinco meses y se suma como tercer integrande de la lista de enfermería junto con Carlos Matheu y Martín Gómez, con afecciones de ligamentos cruzados.

Independiente va derecho y con viento en popa, los resultados lo avalan y el desarrollo del campeonato le aparece más que favorable. Roja ilusión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario