jueves, 4 de marzo de 2010

Un papelón sin precedentes

Si bien los rumores y las distintas versiones y confirmaciones se fueron sucediendo día tras día, era preferible aguardar hasta que se confirmara la noticia menos esperada por todos: José María López no correrá en Fórmula 1.
Increíblemente, y como una radiografía casi perfecta de nuestra Argentina República Cromagnon, el más perjudicado es el piloto y es justamente quien tiene menos responsabilidades en este fiasco mundial.
Es difícil explicar como Felipe MC Gough, Víctor Rosso y el propio padre de Pechito quienes estaban negociando el ingreso del cordobés a la máxima categoría no tomaron o no supieron tomar las medidas preventivas del caso. Incluso el Estado Nacional con la propia Presidenta de la República fueron parte de este verdadero papelón. Allá por mediados de Enero se hacía el anuncio "oficial" del arribo de López al USF1 en la Casa Rosada, pero ninguno de los representantes del piloto tuvo el tino ni la lucidez de percatarse que a poco más de un mes y medio para la prueba de choques de la FIA los monopostos del USF1 solo estaban en las computadoras. Si para preparar una auto de TC se necesitan al menos dos meses de trabajo, ¿Cómo era posible pensar que en menor lapso de tiempo se iba a poner en pista un Fórmula 1?
Oficializada la "estafa" del "equipo" (obviamente las comillas son adrede) dirigido por Peter Winsdorf, se especuló con que se fusionaran el USF1 y el equipo español Campos Meta (hoy llamado "Hispania"), también debutante y con varios inconvenientes de presupuesto e infraestructura. Esta semana se descartó la posibilidad de que Pecho sea compañero de Bruno Senna, el piloto brasileño confirmado ya por el equipo español y sobrino del legendario Aytorn.
Hoy, finalmente se descartó la posibilidad de que López sea tester... Tester!!!! Querían poner de tester a un piloto con condiciones de pelear un título en cualquier parte del mundo. Imposible de creer.
Desde Vanguardia Deportiva nos sentimos dolidos por no poder ver al mejor piloto nacional entre los mejores del mundo, sabiendo que tiene más condiciones que muchos de los hombres que llevan años en la F1. No obstante ello, y con los últimos acontecimientos acaecidos esperamos poder verlo a Pechito en las pitas argentinas, al menos en el Turismo Carretera y en el Top Race V6, si ya no tiene lugar en los equipos del TC 2000.

2 comentarios:

  1. creo que de la presidenta para abajo fue un papelon, incluso para la F1 que autoriza a un equipo que evidentemente no estaba en condiciones. al menos el estado se ahorró algunos millones...

    ResponderEliminar
  2. Lamentable todo. Propio de los tiempos que vivimos. Gracias por opinar

    ResponderEliminar