sábado, 15 de mayo de 2010

Lastre, Handicap o Nada

El automovilismo nacional se ha caracterizado siempre por buscar la mayor paridad posible entre marcas y entre pilotos aún cuando ello perjudique al mejor o a el más rápido. Siempre con miras a lograr el mejor espectáculo posible y que todos, o casi todos, los pilotos de una categoría tengan la posibilidad de pelear la punta al menos en una jornada del calendario.
Para el 2010 las dos categorías más populares e importantes del país emplean penalidades para aquellos que se destacan en pista. Tanto el Turismo Carretera como el Turismo Competición 2000 buscan evitar que se repitan los triunfos de un mismo piloto o una misma marca. Los dirigentes argentinos se han mostrado siempre preocupados en evitar que las categorías que presiden y administran tengan dominios como los de la dupla Ferrari - Schumacher en 2004 o McClaren - Hakkinen en 1997 en la Fórmula 1, temporadas en que llegaron los pilotos nombrados a sacar una vuelta al segundo.
Sin embargo, estas penalidades que se implementan para beneficiar el espectáculo suelen dejar bastante inconforme al público.
En el Turismo Carretera se emplea el sistema de lastre. Este año, aquel piloto que gana una carrera es penalizado con 30 kg. en su auto y luego por cada vez que suba al podio recarga 30 kg.; 20 kg.; o 10 kg.; según su ubicación en el mismo. La consecuencia inmediata de esto es que pilotos con autos y capacidades para pelear las primeras ubicaciones deciden "levantar" para no subir al podio, si ya han ganado, y evitar la recarga de kilos en su habitáculo. Entonces, paradójicamente, cuando se están corriendo carreras de autos se deja pasar a rivales. Toda una contradicción. Recordemos las palabras de Hugo Cuervo, responsable del equipo campeón 2009 del TC con Emanuel Moriatis, tras obtener el triunfo en Mar de Ajó: "No volveros a subir al podio". Que el dueño del mejor equipo del TC actual diga tras la primer carrera del año que el campeón, a pesar de tener las condiciones necesarias, no buscará el triunfo en el resto del año es toda una demostración de que estamos ante una reglamentación equivocada.
En el TC 2000 se emplea el sistema de handicap a partir del cual los primeros doce pilotos en la tabla de posiciones pierden una cantidad inversamente proporcional de puestos en la grilla de partida de cada domingo a la de su ubicación el en el campeonato. Por ejemplo, José María López, poleman en General Roca y puntero del campeonato, partió desde el puesto 13º en la última competencia. Un claro castigo para aquel que hace mejor las cosas.
En nuestro parecer, siempre debe ganar el mejor y el más rápido,pero de tener que optar por una penalidad escogemos la del TC 2000 ya que no se busca que el más veloz vaya más lento, sino que corra desde atrás viéndose obligado así a los sobrepasos. El lastre es una penalidad absurda. Si no puede ganar siempre el mejor, que al menos siempre pueda ir rápido...

1 comentario:

  1. Voy con que no haya ninguna penalidad, me parece que podrían definirse otras opciones para emparejar los equipos económicamente en lugar de castigar a los mejores.

    ResponderEliminar