jueves, 17 de junio de 2010

Con los Octavos de Final entre ceja y ceja

Argentina continúa cosechando sonrisas en la Copa del Mundo, ahora con la goleada 4-1 frente a Corea del Sur volvió a dejar una buena imagen, basada principalmente en el protagonismo y las respuestas favorables en momentos complicados, tanto dentro como fuera de los límites del campo de juego.

A pesar del triunfo 2-1 de Grecia sobre Nigeria, la Selección de Maradona está con las mejores chances para clasificar a Octavos dentro del Grupo B, donde justamente tendrá enfrente el próximo martes al elenco griego. Con un empate le alcanzaría a Argentina para acabar primero en el Grupo, quedando como interrogante el once titular que presentará el DT. Habrá que tener en cuenta las tarjetas amarillas, la ausencia de Jonás Gutiérrez por suspensión y las lesiones que acarrean Juan Sebastián Verón y Walter Samuel. En cualquier caso, ha quedado claro que las variantes que han ingresado desde la banca pudieron aportar lo suyo y como el entrenador repite cada vez que puede, tiene “23 titulares”.

Luego de arrancar 2-0 en un primer tiempo donde impuso condiciones ante una Corea inexpresiva y moderada en sus intenciones, los asiáticos se encontraron con una distracción en la defensa albiceleste que les abrió el crédito por la mínima diferencia en tiempo de descuento. Fue un baldazo de agua fría, que caló ondo en el ánimo argentino y dio cuenta de esto buena parte del complemento donde crecieron los coreanos pero desde el banco llegó un cambio que indicó cuál era el camino. Cuando muchos técnicos ante una ventaja parcial optan por sumar un supuesto “equilibrio” para aferrarse a la victoria cuando queda poco tiempo para el final, Maradona optó por hacer saltar a la cancha al Kun Agüero a los 30’ del ST e incluirlo bien de punta, en lugar de un exhausto y casi mediocampita Carlos Tévez. El resultado se vio rápido, 1’ después y con una pared entre Agüero y Messi, más una asistencia del ex Independiente, Gonzalo Higuaín transformó en lo que iba a ser su segunda conquista y el 3-1 tranquilizador para abrir las puertas de una goleada. Terminó en 4-1, hat-trick de Higuaín que estuvo donde deben estar los goleadores en cada una de sus conquistas y hasta pudo haber caído algún gol para abultar aún más el resultado.

Al igual que contra Nigeria en la victoria del debut, otro balance positivo, con mucho para destacar y algunos detalles -en defensa- por retocar. Cuestiones que se irán puliendo mientras se va superando con éxito cada parada que presenta Sudáfrica. Todo esto, a la vista del mundo futbolero que, ahora, mira mucho más que de reojo a la Selección Argentina, de Diego Maradona.

2 comentarios:

  1. Mi opinión es que la ausencia de Verón ni se notó,es mas creo que el equipo, salvo las comilonas de Messi jugó mejor sin él en cancha,respecto de Jonas,creo que lo inflaron mucho y no es para nada un jugador desequilibrante,se vió en el primer partido como lo superaban comodamente los Nigerianos,creo que sin tener en cuenta las amarillas,Maradona debe poner en cancha a los mismos que jugaron contra Corea incluido Aguero.

    ResponderEliminar
  2. Es muy bueno que la ausencia de Verón no se haya notado, es muy destacable y habla bien de las variantes que tiene el equipo. Más allá de la opinión sobre si Verón debe jugar o no, creo que todos tenemos la tranquilidad que el que entre hará las cosas más que bien.
    Abrazo!

    ResponderEliminar