viernes, 4 de junio de 2010

Una previa con más barras que fútbol

Las horas previas del Mundial llegan con una cobertura completa del itinerario turístico de los referentes de las facciones violentas que azotan las canchas del fútbol argentino y lo estrictamente futbolístico quedó un poco -o bastante- al margen, un poco por el hermetismo que ha impuesto Maradona y otro tanto por un problema donde la prensa, así parece, se está encargando de poner en el tapete para que alguna autoridad pública tome el toro por las astas de una buena vez.

Por estos días, esta información ocupa los primeros planos de la pantalla de televisión, portales de internet, Facebook, Twitter y buena parte de la tarea del periodismo que desembarcó en Sudáfrica dos semanas antes del inicio del Mundial. Casi en forma sorpresiva, los barras son las vedettes de la previa del evento, personajes que solamente viajan con el objetivo de demostrar su poder desafiando, como lo hacen cada fin de semana en las canchas arrgentinas, a cualquiera que se les tope por delante y seguramente poco les preocupa la campaña de la Selección Argentina en tierras africanas.

Falta la decisión política para la extirpación de los barras del fútbol argentino, de la misma manera que para eliminarlos de cuajo sobre cualquier estrato social donde la patota es la ley. Fuera de lo molesto o repetitivo que pueda significar para muchos la información del tour sudafricano de los barras, es muy positivo que el tema se instale en la opinión pública para que algún funcionario tome nota y de una vez por todas alguien se ocupe de esta enfermedad que está a punto de infectar por completo a un fútbol argentino que navega por el turbio mar de los desmanejos, siempre comandado por un capitán inclaudicable: Julio Grondona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario