martes, 22 de junio de 2010

Victoria con sabor amargo

Antes de ponerme a contaros lo que fue la amarga victoria de España, selección que debería haber goleado sin piedad a Honduras, me gustaría darle la enhorabuena a Darío por esas ‘prosas vanguardistas’ tan buenas y que tanto me hacen reír, muchas gracias Darío (se las recomiendo a todo el mundo). La selección española venció por 2-0 a una Honduras que puede dar gracias al de arriba de no haber encajado la mayor goleada del Mundial de Sudáfrica y eso que horas antes Portugal le había metido siete a Corea del Norte. Villa fue el protagonista del partido marcando los dos goles y Fernando Torres el que tuvo compasión con Honduras fallando varias ocasiones claras del gol. El colegiado japonés se comió dos penaltis a favor de España, aunque poco se le puede recriminar, ya que La Roja europea debería haber goleado por méritos propios.

Tras el batacazo frente a Suiza, a España no le quedaba otra que conseguir los tres puntos frente a la cenicienta del grupo, Honduras. El DT español, Vicente del Bosque, dio entrada a Torres y Navas para agilizar los trámites en ataque, un acierto ya que se pudo burlar mejor a la zaga hondureña y conseguir un gran número de oportunidades. David Villa abrió el luminoso del Ellis Park de Johannesburgo con una gran jugada individual. El gol parecía ser la llave que abriera la meta hondureña, pero las siguientes ocasiones acabaron en nada y Honduras se fue al descanso con un solo gol en contra cuando se podría haber llevado 3 ó 4 bajo el brazo.

A la salida de vestuarios, Honduras tuvo algo más el balón, aunque deben reconocer que el Jabulani fue monopolio español durante los 90 minutos de partido. España reaccionó a los síntomas de estar vivos de los centroamericanos y marcó el segundo del encuentro, otra vez obra del ‘Guaje’ Villa. Poco después, Navas fue claramente derribado dentro del área, dando la posibilidad a Villa de igualar el hat-trick del que será uno de sus mayores enemigos esta temporada, Gonzalo Higuaín. El delantero español lo mandó fuera y sigue dejando al ariete argentino como único del mundial que ha marcado tres en un solo encuentro.

En el tramo final del encuentro, y a pesar de los cambios de Vicente del Bosque, quien sacó a Fábregas y dejó debutar en un Mundial a Mata y Arbeloa, la selección española se mostró bastante cansada, pausando bastante el juego y reduciendo el número de ocasiones de cara a gol aunque si que pudo hacer un tercero antes de que el árbitro japonés pitara el final del encuentro. Con este resultado España depende de sí misma para estar en los octavos de final, pero si quiere ser primera de grupo deberá sacar por lo menos el mismo resultado que Suiza saque frente a Honduras en la última jornada, siempre y cuando los europeos ganen a los hondureños.

La afición española ha ganado en confianza, aunque como bien dice el título de este post, se quedó con un sabor bastante amargo al ver el poco acierto de cara al gol de España. Mucho tiki y poco taka, algo que te puede valer en la fase de grupos pero que te puede acabar sentenciando en las fases eliminatorias.

1 comentario:

  1. Gracias Carlos por vuestras palabras, como te decía, son momentos de inspiración nada más jaja... En cuanto al artículo y la prensa española en general me parece que le están exigiendo demasiado a la selección española, esto recién empieza, ahora tienen a Chile por delante que entiendo no van a tener problemas en superar el escollo y en Octavos arranca el verdadero Mundial.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar