miércoles, 28 de julio de 2010

La Constelación Heat

¿Dwayne Wade, LeBron James y Chris Bosh en el mismo equipo? ¿Pero cómo? ¿Cuándo? ¿Está bien? ¿Corresponde aplaudir o abuchear? Tantas preguntas para plantearse, tantas disquisiciones pueden hacerse. Mucha acción en la cancha que puede evaporar o solidificar los interrogantes.

En un inédito intento por armar una máquina capaz de ganar todos los títulos posibles, Miami Heat logró reunir a los tres agentes libres más codiciados del mercado. Se especulaba que al menos dos de ellos unirían fuerzas en un conjunto, pero los tres vistiendo la misma camiseta que no fuese la de Estados Unidos era una utopía, que en principio sólo era pura diversión imaginativa. Finalmente, los tres actores principales actuarán en el mismo escenario, y sus nombres a la misma altura de las marquesinas.

LeBron James abandonó Cleveland en un anticipado y programado especial televisivo, dejando atónitos a los fans, no a todos por supuesto. Los seguidores de los Cavaliers veían cómo su jugador franquicia, su hijo pródigo y real chance de ganar su primer campeonato, los plantaba mediante un espectáculo circense lleno de auspiciantes.

He aquí la fanfarria más resonante que el mundo NBA ha presentado, quizás por primera vez en la historia. La ciudad de Miami y sus fans agradecidos, vitoreando y el pecho inflado, no tanto como el ego de quienes produjeron el cimbronazo y asombro de quienes siguen, viven y disfrutan el básquet un juego de equipo. Los alcances son impredecibles ya que los fuegos de artificio arrojados durante la presentación de las superestrellas no se disiparán hasta que la temporada comience, y los superegos transiten 82 partidos sin que cada uno reclame por su lado la pelota en momentos clave, como podían hacerlo mientras eran las estrellas indiscutidas de sus anteriores equipos -excepto Wade, que no mudará su vivienda-.

Hasta que no prueben que no todos pueden promediar 25 ó más puntos, no probarán que han formado más que un amontonamiento de individualidades talentosas. No podrá considerarse que están jugando como equipo, y que no se trata del Dream Team. Si encuentran la forma de mezclarse en la misma receta, entonces sí podrán saborear un título.

Dwayne Wade, LeBron James y Chris Bosh en el mismo equipo. Las superestrellas formaron la constelación Heat.

No hay comentarios:

Publicar un comentario