lunes, 5 de julio de 2010

Pelo y barba

Eso fue lo que hizo Rafa Nadal con el checo Berdych. En un partido que no tuvo ni un ápice de vértigo, ni la dinámica que generalmente le impone el español a sus juegos, Nadal le pasó por encima a Thomas Berdych.

Al español sólo le bastó con mantener la regularidad game tras game, y basar su estrategia en las equivocaciones de su rival. Por su parte, Thomas Berdych no tuvo ni la magia, ni el tenis que mostró en su victoria frente al suizo Roger Federer. Tras un comienzo en el que no se sacaron diferencias, el mallorquí logró quebrar el saque de su oponente en el séptimo game del primer set. Con ese quiebre le bastó para llevarse el primer parcial 6-3.
Un dato para tener en cuenta es que Nadal, cada vez que jugó la final de un Grand Slam, y ganó el primer set, ganó el torneo. Las excepciones fueron en el 2005 contra Mariano Puerta, y en el 2006 contra Federer.

El comienzo del segundo set fue similar al primero. En el juego reinaba la paridad y no se sacaron ventajas hasta que el juego se puso 5-5. Ahí Berdych, que no le encontraba la vuelta al partido, salió a buscar el set con agresividad. Sus intentos se vieron frustrados frente a un Nadal que manejó el cotejo con peloteo de fondo, y usando el slice para complicar al checo. El segundo parcial fue para el torero de mallorca, 7-5.

En un tercer set donde la intensidad fue menguando, el correr de los games fue pasando sin sobresaltos para el español. Ambos jugadores se mostraron seguros con sus respectivos saques, hasta que el español sacó ventajas de 5-4, 0-40 Berdych al saque.

Como terminó el partido es historia conocida, cómo juega Nadal, también. Sorprende lo de Berdych, que jugó a un nivel muy alto contra el suizo Federer, pero al parecer, sus mejores golpes, se agotaron en ese partido.
Por Horacio Rozar para Vanguardia Deportiva

1 comentario:

  1. Increíble, una carrera fantástica, número 1 merecidísimo. Saludos!

    ResponderEliminar