domingo, 11 de julio de 2010

Silenciosamente, a semis

La Copa Davis 2010, entre las lesiones recurrentes de David Nalbandián y Juan Martín Del Potro, no auguraba demasiada expectativa para el tenis de nuestro país pero ahora encuentra a Argentina nuevamente en semifinales, sin tanto ruido como en otras oportunidades.

En Moscú, el equipo se hizo fuerte y con otro gran aporte del unquillense en singles más el puntazo obtenido ayer en dobles por Horacio Zeballos y Eduardo Schwank le alcanzó a los de Modesto Tito Vazquez para ganar la serie por 3-2 ante la difícil Rusia de Nicolai Davydenko y Mikhail Youzhny. Triunfazo y a la bolsa, una nueva aventura en la Davis se va armando y ahora todas las miradas se posarán en Francia cuando en el mes de Setiembre se tenga enfrente a los galos, que dejaron en el camino al campeón vigente, España.

El párrafo aparte para David Nalbandián, que no se cansa de calzarse la pilcha de estirpe copera que tiene en su genética. De lesión en lesión, el cordobés siempre se hace lugar para levantar la bandera de nuestro país en busca de la tan ansiada Copa. Y en esta oportunidad hasta tuvo un efecto contagioso, porque el dobles Zeballos-Schwank estuvo a la altura y ganaron en sets corridos con una categoría enorme el punto fundamental de la serie.

Por primera vez en la historia, Argentina se lleva una victoria de la complicada Moscú, para llegar a semifinales de la Copa Davis menos pensada. Como quien no quiere la cosa y de reojo, la Copa está a dos partidos nada más. El silencio es salud.


No hay comentarios:

Publicar un comentario