sábado, 28 de agosto de 2010

Argentina gana en un ajustado partido

En un inesperadamente cerrado final, Argentina comenzó su participación con un triunfo sobre Alemania, en la primera jornada del Mundial disputado en Turquía.

En los papeles, los germanos eran un rival alejado de la jerarquía argentina, pero que de todas formas debía respetarse y vencer dentro de la cancha. Sin su máxima figura, Dirk Nowitzki, Alemania presentó un conjunto muy joven e inexperimentado internacionalmente, pero con tiradores afilados, y mucha altura en el poste bajo.

El partido mostró un ritmo muy oscilante para los argentinos, con rendimientos muy altos y muy bajos durante los 40 minutos. El primer tiempo cerró con el marcador favorable a Alemania 42 a 39. El tercer cuarto fue todo de Argentina, que sacó una ventaja considerable, a partir de una defensa mucho más ajustada y un juego colectivo consistente. Sin embargo, los alemanes no se rindieron y fueron erosionando la desventaja y emparejaron el marcador hasta los últimos instantes de partido, donde Argentina supo cerrarlo.

El goleador argentino fue Carlos Delfino con 27 puntos, siendo también el máximo rebotero argentino con 8.

Visiblemente ofuscado por el rendimiento del equipo, el técnico argentino Sergio Hernández intentará mostrar a sus dirigidos que para llegar lejos, hará falta más que garra, que el sólido y aceitado juego colectivo deberá imprimirse en forma más consistente.

El Brasil de Rubén Magnano comenzó con un triunfo, como así también lo hicieron Estados Unidos, Grecia, Turquía, Eslovenia, Lituania, Serbia y Francia, quien dio la gran sorpresa al derrotar al último campeón España.

El domingo Argentina disputará la segunda jornada frente a Australia, a las 15.30 hora de Argentina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario