martes, 7 de septiembre de 2010

El milagro argentino

A pesar de vivir en el mar de una improvisación comandada bajo la modalidad del patrón de estancia, el generoso e inagotable fútbol argentino se da nuevamente la chance de estar en boca de todo el mundo.

La Selección Argentina se regaló una goleada notable de 4-1 frente al actual y flamante campeón mundial, desde un primer tiempo donde casi cerró el pleito al encontrarse en poco más de media hora con una ventaja 3-0. Hubo algunos sofocones que salvaron los palos de Romero, pero bajo la gran figura de un iluminado Lionel Messi, el DT Sergio Batista acertó al darle cuerpo al mediocampo, con los buenos manejos de Esteban Cambiasso y Eber Banega que le quitaron la responsabilidad que supo endilgársele en la etapa Maradona. Y ni hablar de la contundencia que estuvo a la orden del día y que tuvieron que sufrir los dirigidos por Vicente Del Bosque.

Una victoria que se paladeará por largo tiempo, por la forma y por el rival, como una nueva oportunidad que se da el fútbol nuestro de cada día para renacer de la nada, a pesar de la batuta intocable, a prueba de cualquier conflicto o resultado, de Julio Grondona.

La otra noticia será sin dudas la rúbrica implícita de la continuidad de Sergio Batista, que además de haber quedado como el "interinato a prueba" luego de la descartable era Maradona, suma a sus (pocos) pergaminos este resultado histórico que se adiciona al haber levantado un oro olímpico en 2008. Un problema menos entonces para Don Julio, el DT ya está y, nobleza obliga, se carga un partidazo al hombro, no ha errado en la convocatoria de jugadores, donde se reabre la puerta para todos y hay unanimidad entre los referentes para que aquel volante central campeón mundial en México '86 tome las riendas con todo el poder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario