sábado, 20 de noviembre de 2010

7 días para la gran final

En siete días se definirá en el Autódromo Oscar y Juan Gálvez un nuevo campeonato del Turismo Carretera y la expectativa en el mundo fierrero es enorme. Tras la victoria de Matías Rossi en La Plata el domingo pasado y el tercer y cuarto puesto de Agustín Canapino y Mariano Werner respectivamente no acercamos a una inusual definición pero ajustada al reglamento: ni Werner ni Canapino, primero y segundo de la Copa de Oro han logrado una victoria en lo que va del año, y sin ella, no podrán aspirar a la corona. A esto debemos agregar que si no existieran los Play - Off, Gabriel Ponce de León sería ya un virtual campeón, dado a la gran diferencia que ostenta en la tabla general, pero el piloto de Junín ha tenido una muy mala performance en la Copa de Oro.

Con este panorama, hoy el campeón sería Matías Rossi. El piloto de Del Viso se llevó en La Plata el tercer triunfo del año, demostró que tiene un gran auto y se ubica en la tercera posición de la Copa de Oro. Rossi cuenta con la ventaja de que el Gálvez es un autódromo que le sienta bien a Chevrolet y a él (ya ganó este año), pero atención: su Chevy N° 13 correrá con 70 Kg de lastre y ya se oficializó su salida del Dole Racing. Con un equipo que cometió errores sensibles en la segunda etapa del año (el episodio nafta en Trelew y la toma de aire en la última fecha), haber oficializado el pase al JP Racing antes de fin de año es una maniobra al menos arriesgada.

¿Cuáles son las chances de Werner y Canapino de ganar en Bs. As.? El piloto de Entre Ríos sin dudas cuenta con un gran auto, tres segundos puestos y el cuarto lugar en La Plata, han dado fe de ello desde el inicio de la Copa de Oro, pero el Gálvez suele ser un obstáculo para los Falcon salvo que estén con un preparación sin fisura alguna. Mientras que Canapino, quien está cumpliendo su segundo año en la categoría, no sólo busca su primer triunfo en el año, sino en el TC. Conseguir el primer triunfo en la categoría y que ello implique el campeonato sería sin duda de película.

Salvo alguna sorpresa reveladora, Altuna y Ugalde parecen ser los otros dos candidatos serios al título. El piloto de Lobería sintió los 30 Kg cargados tras la victoria en Paraná y le costó en La Plata. El trabajo realizado en estos días para que la Chevy N° 2 asimile mejor el lastre será determinante para Altuna. Por su parte, Ugalde con un trabajo tan silencioso como eficaz sea probablemente la mayor esperanza del óvalo, pero el duró golpe que sufrió su Ford en La Plata le demandarán un gran trabajo en el taller. Veremos que secuelas la puede traer ello.

En una semana, conoceremos al nuevo monarca de la máxima.


No hay comentarios:

Publicar un comentario