lunes, 20 de diciembre de 2010

Daniel Arcucci: Alargar los torneos, apenas la punta del iceberg

Compartimos a continuación la columna del día de la fecha de Daniel Arcucci, reconocido -y respetado- periodista deportivo, publicada en el portal Canchallena.com y a la cual adherimos la reflexión y análisis de situación planteado:

"Yo sigo pensando que son mejores los campeonatos cortos, pero tienen mayor presión, porque hay diez equipos que se tiran a campeón y campeón sale uno solo. Habría que poner condiciones: en campeonatos cortos no se debería echar técnicos. Si quieren volver a los campeonatos largos, yo no voy a tener inconvenientes..." .

Julio Humberto Grondona -su particular forma de hablar y de hacer, conocidas ambas en más de 30 años de poder irrestricto- obliga a la textualidad. Hay que poner la lupa en esa frase, pronunciada en una entrevista en C5N, para intentar adivinar lo que realmente quiere... No ha sido la transparencia, precisamente, la que le ha permitido a Don Julio construir un dominio que parece inmune a todo, hasta a las graves denuncias de las últimas horas, aunque no hace mucho quedó levemente al descubierto, con una respuesta que pretendió ser autocrítica y terminó siendo reveladora: "¿Mi principal error? Haber sido demasiado generoso con el dinero..." . En esa supuesta... generosidad ha estado la clave de su poder, siempre que se acepte que el "Sí, Julio" surge sin alternativas de boca de aquellos que en estos años se han ido endeudando hasta la dependencia. Por esa forma de hacer política, hoy el debate de algo tan estructural para el fútbol, como es la mejor forma de organizar la competencia, está inevitablemente contaminada por saber "qué habrá detrás" de cualquier cambio.

Hace 20 años se pasó de los torneos largos a los torneos cortos. ¿Porque eran aburridos? No. Grondona le dijo sí a una propuesta de Carlos Heller, que por entonces, junto con Antonio Alegre, había recuperado institucionalmente a Boca y necesitaba contar con más opciones para festejar también en lo deportivo. Vale el ejercicio de repasar "qué hubiera pasado si..." en estos años se disputaban los torneos largos para ver quién resultaba beneficiado. Boca, por ejemplo, se hubiera consagrado en la temporada 2006/07, donde resultaron campeones Estudiantes (Apertura) y San Lorenzo (Clausura), y también en la 2007/08, donde festejaron Lanús (A) y River (C). ¿El dato basta para afirmar que los grandes se benefician con los torneos largos? No necesariamente. En la temporada 2008/09 se hubiera consagrado Lanús, pero los campeones fueron... Boca y Vélez. Y en la 2009/10 hubiera habido un desempate entre Banfield y Argentinos, que se llevaron un torneo cada uno. Hoy, Estudiantes y Vélez dominan las tablas en cualquier formato.

Fumigando de intereses el debate se podría llegar a la conclusión de que los torneos largos purificarían de histeria la competencia y potenciarían los proyectos. Son absolutamente necesarios. Pero lo son tanto como la eliminación de los promedios, la transparencia de las elecciones de los árbitros y del sorteo de los fixtures, el blanqueo de las propiedades de los pases de los futbolistas, la legislación para los contratos de los DT, entre otras cuestiones estructurales que harían al fútbol argentino mucho mejor de lo que es.

No hay comentarios:

Publicar un comentario