domingo, 12 de diciembre de 2010

La vigencia pincha es sinónimo de Campeón

Con varias bajas dentro de su estructura luego del primer semestre donde había apostado a la Copa Libertadores principalmente y se quedó también con las ganas de levantar el Torneo Clausura 2010 y la Recopa, Estudiantes metió una campaña notable en el Apertura 2010 cosechando casi el 79% de los puntos en juego y se proclamó campeón ante un Vélez que le pisó los talones hasta la última fecha.

Estudiantes se tuvo que reacomodar a una actualidad donde las individualidades no pesaron tanto como la idea colectiva, que Alejandro Sabella armó decididamente desde atrás hacia adelante, sin muchas piezas en ataque más que la gran figura de Gastón Fernández y el importantísimo doblete que aportara recién en la última fecha el uruguayo Rodrigo López, el funcionamiento del campeón se vio resentido y muchos triunfos los sacó adelante por esa fortaleza anímica que aportan experimentados como Rodrigo Braña, Enzo Pérez, Leandro Desábato, Leandro Benítez, Germán Ré, Agustín Orión y Juan Sebastián Verón.

Por si esto fuera poco, otra de las herramientas que tuvo el equipo de Sabella para construir la palabra campeón fue la pelota parada, mecanismo fundamental para suplantar esa escasez ofensiva tras la partida de Mauro Boselli y José Sosa, lo cual le dio grandes resultados en especial en la recta final, donde en las sendas victorias ante River y Arsenal sus 6 goles convertidos llegaron desde esa vía.

Pasaron 4 años desde su última consagración por torneos locales (Clausura 2006), cuando recién arribaba Verón al fútbol argentino para ayudar a escribir las páginas de gloria que hoy vuelven a rubricar otro título para Estudiantes de La Plata, que no pierde vigencia y siempre está en la pelea.


No hay comentarios:

Publicar un comentario