jueves, 9 de diciembre de 2010

Le costó, pero en Independiente volvió la hora de la gloria

Buena parte del segundo tiempo como así también durante todo el alargue Goias tuvo el dominio del trámite pero por esas cosas que tiene el fútbol -y también la mística, ese concepto utilizado en definiciones con equipos como Independiente- la Copa Sudamericana recaló en Avellaneda por primera vez en la historia, luego de que el global acabara 3-3 y la definición por penales le diera el guiño al Rojo.

En la Final, el equipo de Antonio Mohamed tuvo que recurrir a esa personalidad que tuvo que sacar a flote en varias ocasiones, para levantar el 0-2 de Goiania y para aguantar los embates de los brasileños. Faltó Silvera, pero estuvo enorme Parra. Volvió su capitán, Carlos Matheu, y fue pieza fundamental en el fondo junto con el interminable Eduardo Tuzzio. Roberto Battión fue estandarte en el medio. Abajo de los tres palos -en especial el derecho, que le dio la Copa al negarse en dos pelotas clave: sobre el final del alargue y en un penal- mandó como en toda la competición Hilario Navarro.

Su DT puede llevarse muchos laureles, porque sacó de la galera su trabajo, acertó siempre con sus decisiones y en un abrir y cerrar de ojos cumplió con los objetivos inmediatos trazados allá por los amaneceres del mes de Octubre: ganar el clásico a Racing, la Copa Sudamericana y la clasificación a la ansiada Libertadores 2011. Sonaba utópico, imposible, pero no contaban con la astucia del Turco y su equipo, que sorprendieron a propios y extraños con esta tremenda faena que posiciona a Independiente otra vez en lo más alto de América.

Ahora el Rojo tendrá un 2011 desafiante, con competiciones internacionales y el plano local que no deberá dejar de lado teniendo en cuenta la floja campaña realizada en este Apertura. La confiaza la tiene, un título que llegó también y Roberto Battión afirmó que "este título puede ser el principio de grandes cosas". El Pueblo Rojo, que volvió a degustar las mieles de esa gloria internacional a la que obliga su historia, agradecido por lo que vino y lo que puede llegar a venir.

2 comentarios:

  1. Que manera de sufrir, y sin jugar bien, pero con mística. Se festejó, y eso vale.
    Abrazo

    Emiliano

    ResponderEliminar
  2. Vale una estrellita más que suma 16. Ojalá en 2011 podamos seguir sumando, pero sin dejar de lado el torneo local, será mucho pedir?

    Abrazo!

    ResponderEliminar