martes, 1 de febrero de 2011

La "Generación Y" del Fútbol Argentino

En el día de ayer pudo verse claramente un mal que está afectando a los pibes que salen de las canteras argentinas. El Sub-20 caía 0-1, por primera vez en su historia en este tipo de competencias, frente a una selección ecuatoriana. A la carga barraca, el combinado nacional iba en busca de un empate que nunca llegaría.

Minuto 68. Sergio Araujo, delantero de Boca, arremete dentro del área ecuatoriana y es derribado, el árbitro cobra penal. Y allí la prueba del delito. El pibe xeneize se encapricha en patear el penal, muy individualista no sólo en esta decisión sino en la característica de su juego habitual. El desenlace fue el menos deseado para todos porque el chico se resbaló al entrarle a la pelota y el disparo se elevó no menos de un metro sobre el travesaño.

Un ejemplo claro, uno más, de la “Generación Y” que vemos surgir en nuestras canchas, producto de divisiones inferiores de clubes grandes (porque en Estudiantes, Vélez y Lanús esto no se da) que tienen considerables baches en su administración lo cual decanta en estos sucesos que protagoniza la real materia prima de un club de fútbol. Los casos se pueden contar con más de los 10 dedos de las dos manos: peinados estilo Cristiano Ronaldo, contratos muy gordos, automóviles 0 Km, individualismo adentro y fuera del campo de juego y aspirar a una transferencia para engrosar la billetera de una familia que lo respalda incondicionalmente, simplemente porque es su sostén.

La “Generación Y” arribó al fútbol, una faceta de la triste realidad social que llega para quedarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario