miércoles, 9 de marzo de 2011

El Barça arrolla, un año más, al Arsenal

El FC Barcelona pasó, de manera descarada, por encima un Arsenal que salió a defenderse en el Camp Nou. Leo Messi iluminó, con esa barita que siempre lleva guardada, a un Barça que dominó durante los 90 minutos de juego. El colegiado Massimo Busacca fue demasiado riguroso al expulsar a Van Persie, aunque poco hubiera cambiado el transcurso del partido cuando solo hubo un equipo sobre el terreno de juego.

Puede que algunos puedan cargar contra el árbitro, pero eso es ponerse una venda en los ojos. Desde el minuto uno y hasta el pitido final, ese que supuestamente no escuchó el holandés Van Persie, los de Pep Guardiola fueron inmensamente superiores a un Arsenal que no quiso realizar su juego y fue incapaz de realizar tres pases seguidos. El poco acierto de los azulgranas hizo que el resultado fuera menos abultado y me gustaría recordar que el marcador final reflejó un 3-1 final en el que los 4 goles fueron marcados por jugadores del Barcelona.

Se esperaba un partido abierto, en el que los dos equipos que mejor juegan al deporte rey no traicionar su estilo y de esa manera nos ofrecieran un recital de fútbol. El Barcelona no nos traicionó, si lo hizo el Arsenal, equipo que juntó demasiado las líneas y adelantó su defensa, algo que puede llegar a ser un suicidio frente al conjunto culé. Las ocasiones se repetían a favor de un Barcelona que sigue poco acertado de cara a portería. Pero apareció Messi para abrir la lata con una genialidad que está solo al alcance de unos pocos. Iniesta le mete un pase especial y Messi le coloca el sombrero a Almunia (viejo conocido del argentino) para meter al Barcelona de llenó en cuartos de final.

La primera mitad acabó con un par de tanganas que se saldaron con la amarilla a Van Persie, quien en el segundo periodo protagonizó la jugada tonta de la jornada. Después de que Busquets hubiera marcado en propia puerta, otorgando así el pase a la siguiente ronda al Arsenal, el delantero holandés continuó una jugada que había sido anulada por fuera de juego. El colegiado lo valoró como pérdida de tiempo y le mostró la segunda amarilla. Si el Arsenal no la cogía ni con la mano con 11, con 10 iba a estar a merced del mejor equipo del mundo.

El asedio azulgrana fue exagerado y Xavi Hernández consiguió el segundo para los azulgranas tras otra gran triangulación de un equipo que no entiende de patadón arriba. Messi hizo el tercero desde los once metros y el Arsenal falló, concretamente Bendtner, en los últimos minutos una ocasión que le podría haber metido en cuartos. El fútbol fue justo y dio el pase al que más se lo merecía, a ese equipo que arrolla en los pronósticos de apuestas deportivas y que ya espera a una nueva víctima en cuartos de final.

Añadir que el Shakhtar Donetsk goleó a la Roma y estará, por perima vez en su historia, en los cuartos de final de la Champions League.

No hay comentarios:

Publicar un comentario