martes, 1 de marzo de 2011

Suicidio defensivo en el Tomba

La fiesta no pudo continuar en Mendoza. Godoy Cruz pagó muy caro sus vacilaciones defensivas y cayó por 3-1 ante un Peñarol que sacó rédito al máximo de las falencias tombinas. El conjunto uruguayo tuvo muchos espacios en cada contragolpe que dispuso, donde los mendocinos nunca pudieron acomodarse al momento de retroceder, y así cada gol fue una puñalada mortal que dejó sin vida al local.

Peñarol fue efectivo y se defendió bien ante las intentonas de un Godoy Cruz que careció de ideas, tanto en lo colectivo como en lo individual. El carbonero se llevó mucho más de lo que hubiera esperado y de lo que los papeles marcaban por lo hecho por ambos equipos en sus debuts de Copa. Pero el fútbol de hoy en día, donde cualquiera le gana a cualquiera, da estas sorpresas que tampoco impresionan a muchos.

Ahora se le complica un poco el futuro al Tomba, porque al caer como local lo obliga a sumar en condición visitante para mantenerse con vida en la Copa Libertadores, donde para acceder a Octavos de Final debe clasificar como uno de dos mejores del Grupo que comparte con Peñarol, Independiente y Liga de Quito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario