domingo, 3 de abril de 2011

Cualquiera le gana a cualquiera

Casi a mitad de camino del final del Torneo Clausura 2011, en ocho fechas disputadas, apenas 5 unidades separan al 1º (Estudiantes) del 15º (Boca). Un pelotón de equipos que suben y bajan, ganan y pierden, tienen alguna rachita de paso o alguno invicto pero que empató demasiado. Hay de todo, nadie se baja de la carrera y fecha a fecha el batacazo es la vedette del momento.

No puede vislumbrarse algún equipo que pueda despegarse. Estudiantes llegaba a La Boca para desprenderse del resto pero se mostró poco ambicioso y así le fue, los de Falcioni empujaron lo que pudieron y sobre el final encontraron la victoria. River parece encarrilarse porque tocó la punta gracias a su buena victoria en Quilmes, bajo el lema "anti-promoción" que ha sabido mostrar desde la llegada de J. J. López, casi copiado de la bandera brasileña: orden y progreso.

Lo de Racing ahora parece pinchado, su buena racha -de 3 victorias al hilo- lo hizo catapultar como candidato, luego de sufrir 3 derrotas en serie, todos se preguntan sorprendidos qué les pasó a los dirigidos por Russo. La irregularidad llega también a San Lorenzo que tenía su chance de puntear y cayó con Colón, que gana solamente de visitante.

Vélez se trajo un gran triunfo de Bahía Blanca y su flojo comienzo puede transformarse en el famoso envión de menor a mayor para llegar hasta lo más alto. Material tiene de sobra. Ah, también se han olvidado de todo lo bueno que hizo Olimpo, cosechó un par de derrotas y ya está otra vez en la zona de miedo.

Un repaso que explica un poco la paridad que tenemos hoy en el fútbol argentino y que tiene 15 equipos separados por 5 puntos. Pero hay un detalle en el que seguramente concordemos todos y es que, en este caso, la paridad está mucho más cerca de la mediocridad que de la emotividad, porque cualquiera le gana a cualquiera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario