martes, 24 de mayo de 2011

El peor momento de River

En zona de promoción, a 5 días de un partido importantísimo ante Olimpo en Bahía Blanca y atravesando la coyuntura más complicada en lo que va de la temporada 2010/11, River se debate dentro de una crisis de referentes.

Justo en una instancia donde el carro debe ser tirado por todos para el mismo lado, donde el pueblo riverplatense debe estar unido para sacar adelante este presente deportivo y levantar al club desde la debacle provocada por la administración Aguilar y antecesoras -algo de lo que pocos hablan, por cierto-.

Por estos días ha dado la nota la soberbia, devenida en actitudes que terminan siendo infantiles por aquellos que tienen la espalda ancha como Matías Almeyda, Juan Pablo Carrizo y Ubaldo Matildo Fillol.

La arrancó el volante central, en el superclásico, cuando fue expulsado en los últimos instantes del partido al cruzarse inútilmente con Clemente Rodriguez. Así, no pudo ser de la partida ante San Lorenzo, una baja que se notó y mucho en este River al que no le sobra nada.

La continuó el arquero el domingo, primero con un error garrafal y tras ello una canchereada que enervó al público millonario, para acabar enfrentado con su gente, tras retirarse del campo de juego de mala manera frente a Fillol y su propio DT Juan José López, que salieron a bancarlo ante su flojo rendimiento.

La terminó el ex arquero, renunciando a su cargo por el suceso detallado anteriormente, disparando munición gruesa desde la prensa deportiva. Fue la frutilla del postre para el pobre club de Núñez.

Los hinchas de River, ahora, en medio de la tempestad sólo esperan que quienes queden para salir a la cancha el próximo domingo, hagan lo que tienen que hacer por y para el club, sin egolatrías, caprichos ni medias tintas. Simplemente juntos tirando para el mismo lado, porque River, lamentablemente para algunos que no quieren entenderlo, está por sobre todo. ¿Podrán recapacitar y entenderlo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario