domingo, 15 de mayo de 2011

La historia sin fin

Anoten un nuevo capítulo en la historia de Martín Palermo en el fútbol argentino. Había sumado 10 partidos sin anotar, pero resurgió de las cenizas cual Ave Fénix y, además de sumar 3 goles en los últimos 3 cotejos, no podía estar fuera de concretar en el último Superclásico de su carrera.

Ya había un tufillo en el ambiente, porque Carrizo había entregado un gol y la tarde se iba poniendo a pedir de Boca, hasta que el momento llegó. Fiel a su estirpe, una pelota que lo encuentra al Titán donde tiene que estar para definir de cabeza por sobre el arquero de River. Como tantas veces, en tantas canchas, en tantos clásicos.

Delirio y emotividad a pleno en la Bombonera, Palermo escribe su última página ante el clásico rival de siempre y se lleva toda la gloria, más allá de la noticia central que es la victoria de Boca en el Superclásico. Sus lágrimas marcan que al goleador histórico esta tarde le cayó una ficha, ya que tras la victoria afirmó "hoy me di cuenta que son mis últimos partidos".

En este humilde blog, ya lo empezamos a extrañar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario