jueves, 5 de mayo de 2011

Wembley espera a Barcelona y Manchester United

Tantos Clásicos en tan poco tiempo han hecho que la cosa llegará, al último de todos, más que caliente. El poco fútbol vivido sobre el terreno de juego en el partido de ida de semifinales estuvo aderezado con las declaraciones en rueda de prensa de José Mourinho y Pep Guardiola. La vuelta tuvo algo más de emoción sobre el césped, y con un Real Madrid más ofensivo, el espectáculo fue mejor. Al final el Barcelona sacó un empate a uno y meterse en la final de la Champions League, la cual se jugará en Wembley y en donde se enfrentará al Manchester United.

Dejando a un lado la polémica arbitral, de la que solo voy a decir que cuando te enfrentas al jefe te ponen de patitas en la calle y eso es lo que le ha pasado al Real Madrid, la vuelta de semifinales nos ofreció algo más que la ida. El Real Madrid de Mourinho salió con un planteamiento menos rácano, algo que le condenó en el Bernabéu, mientras que el Barcelona, fiel a su estilo, no varió casi nada su juego. El conjunto blanco adelantó la presión sobre el rival, algo que hizo que el Barça no tuviera esa facilidad en la salida de balón, aunque siempre acaban encontrando alguna vía para llegar sobre la meta de un gran Casillas, el cual evitó en la primera mitad que los azulgranas se adelantaran en el marcador.

El Madrid prácticamente no tiró a puerta en la primera mitad, posiblemente por otro error de Mourinho en el planteamiento, dejando a Ozil y Benzema en el banquillo y metiendo a Kaká e Higuaín (ambos acaban de salir de una lesión y la magnitud del partido les iba un poco grande). Pero en la segunda mitad el Madrid salió a morder, sabiendo que necesitaba dos goles al menos para empatar la eliminatoria. Fue en los primeros minutos cuando se produjo la jugada más polémica del encuentro, la cual ha recorrido el mundo entero. El colegiado belga Frank de Bleckeer anuló un gol de Higuaín por una falta previa de Cristiano Ronaldo sobre Mascherano. El portugués derribo al ‘Jefecito’, pero lo hizo porque le había derribado antes Piqué.

Cosas del fútbol, en la jugada posterior, Iniesta y Pedrito se asociaron para marcar el primer tanto del encuentro y el que prácticamente dejaba al Madrid fuera de la competición. Pedrito siempre aparece en los grandes momentos y aunque, llevaba unas semanas algo apagado, es un jugador vital para el Barcelona. Consiguió empatar después el Madrid gracias a una gran jugada de Di María sobre Mascherano que acabó materializando Marcelo. Era tarde para soñar en la remontada y todas las apuestas de fútbol online colocaban al Barcelona en Wembley, ese mítico estadio donde los azulgranas ya levantaron un Champions League.

En la otra eliminatoria, el Manchester United ha tenido un placentero viaje de semifinales contra un Schalke 04 que, como todo el mundo creía, no estaba a la altura de la situación. Con un agregado de 6-1 (no se producía una diferencia de goles tan grande en semifinales desde hacía 22 años, cuando el Milán también le endoso un 6-1 al Real Madrid en el resultado global), el United buscará ahora venganza frente a un Barcelona que ya le negó la Champions hace dos años.

1 comentario:

  1. Ahora hay que ver quién es mejor de los dos. A priori, parece el Barcelona, pero el Manchester tiene muchísimo peligro...

    Saludos desde La Escuadra de Mago

    ResponderEliminar