viernes, 24 de junio de 2011

La Columna del Dr.: Olvidalo y volverá por más

Desde esta misma columna hace aproximadamente un año (ver "La Hipocresía de los Perdedores") ya habíamos manifestado el mal estar que provoca Ángel Cappa con su falso mensaje, su escaso mea culpa y su nula autocrítica. Pero la definición de las promociones y descensos de esta temporada y las recientes declaraciones del director técnico merecen una nueva manifestación de repudio de aquellos que estamos agotados de su hipocresía.

En las últimas tres temporadas, las mismas que cuentan para determinar descensos y promociones, Cappa dirigió a Huracán, River y Gimnasia; el primero descendió y los últimos dos están en promociones. Desde aquí no hacemos responsable único al técnico que reside en Madrid pero si participe. Pero lo que disgusta, como siempre en él, es su escasa autocrítica.

Luego de llorar hasta el cansancio el merecido campeonato que Vélez le ganó en 2009 hizo un papelón con Huracán y abandonó el barco. Con River, luego de cambios y estrategias indefendibles, fue despedido, con el agravante de no reconocer nunca la superioridad de los rivales en cada derrota. Los periodistas que cubren al club de Nuñez reconocen que nunca vieron a un equipo entrenar tan poco en una pretemporada como la de hace un año del River que armó Cappa. En cuanto al conjunto tripero, quiso imponer su inservible "tiki tiki" en un conjunto en "coma 4" desde el inicio del torneo. La dirigencia platense supo enmendar el, increíble, error de contratar a un técnico perdedor para pelear por mantener la categoría y lo despidió a tiempo. Con Ortiz, un técnico que trabaja, logró mantener al menos la esperanza.

Son momentos para que Cappa guarde silencio y haga una revisión de sus últimos equipos. No entender que tres equipos que dirigió están con un pie, o ambos, en el Nacional B y pretender no tener ninguna responsabilidad es de necios. Festejamos desde aquí las acertadas palabras de Ramón Díaz en el diario Olé del día de hoy ("Qué Cappa no hable más, no ganó nada").

Los dirigentes argentinos deberán saber tomar nota de lo acontecido, o de lo contrario, el DT que envió al descenso a Banfield en los ochenta, volverá por más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario