lunes, 27 de junio de 2011

No se olviden de River

Compartimos con nuestros lectores un correo que nos envió un seguidor de Vanguardia Deportiva, de quien adherimos en un 100% su pensar:

Terminamos de presenciar el descenso del Club Atletico River Plate al Nacional "B". Frente ello podemos sacar las siguientes conclusiones:

1) Lo sucedido debe resultar un serio llamado de atención para aquellos que somos hinchas y socios de otras instituciones que no han pasado por un momento parecido, PERO QUE, DE SEGUIR COMO HASTA HOY, SEGUIRAN INEXORABLEMENTE EL CAMINO DE "LOS MILLONARIOS''

2) Los clubes que participan de las Divisiones Superiores del Futbol Argentino fueron, antes que nada, Clubes dedicados a la actividad social y deportiva de aquellos que religiosamente abonaban sus cuotas y, por sobre todo, entidades civiles SIN FINES DE LUCRO

3) La crisis de nuestras instituciones comenzó cuando algunos "iluminados" comenzaron a sostener que nuestros Clubes eran "clubes de fútbol". Todo para lograr jugosos beneficios individuales y de grupo a través del renombre alcanzado por nuestros Clubes en función de lo otrora logrado en su tarea hacia la comunidad TODA

4) Que para ello estos señores fueron lentamente cayendo en prácticas comerciales y de negocios bien alejadas de la pasión por la camiseta que decían tener y que definitivamente perdieron

5) Que así, el fútbol (calificándolo piadosamente como "mal administrado") consumió todas y cada una de las actividades sociales del Club, vaciándolo de sus fines sociales reemplazándolos por deudas impagables traducidas en convocatorias incumplidas y pedidos de quiebra reiterados penosamente "congelados" hasta el día de hoy por jueces de todas las jurisdicciones

6) Lo que sucede en nuestros Clubes no resulta ajeno a lo que ocurre en la Argentina de hoy, es más, podríamos considerar a la Argentina como un gran Club donde sus socios (los argentinos) ponen su pasión por el mismo (la Patria), abonando sus cuotas (cumpliendo con sus obligaciones) mientras los que la/lo conducen se desloman (oficialismo y oposición) por conseguir o retener el poder por el poder mismo (con los beneficios materiales que pueda ello significar en favor propio o de un sector)

7) Aunque entendamos que los clubes no pueden ser una isla en un país inmerso en la situación que describo, creo que pueden ser un buen ámbito para dar "señales" de que nosotros, los socios de Independiente, Racing, San Lorenzo, River, Boca, etc., etc., somos merecedores de tener nuevamente la Institución que alguna vez tuvimos (social, sin managers ni representantes, ni ejecutivos o empresarios, ni poderosas barras bravas, etc. etc.)

8) Que ello pasa por participar activamente de la vida política de nuestros Clubes involucrándonos dispuestos a bancarnos la reacción de los que hoy se han adueñado de NUESTRA institución para satisfacer sus inagotables ambiciones de lo material sin haberse dado cuenta aún de lo efímero de ello

9) Si ello ocurriera estoy seguro que un buen sector de esa dirigencia hoy encaramada en nuestros Clubes, observando la reacción de los socios, retrocederían sobre sus pasos volviendo a sus raíces, circunstancia por la cual serían recibidos por nosotros, previa autocrítica, con los brazos abiertos (así somo los "verdaderos" hinchas)

10) Tampoco tengo dudas que la solución que propongo sería aplicable hacia el "gran Club" que es nuestra Argentina

11) Sirva esta reflexión para todos aquellos que alguna vez tuvimos clubes ejemplos de servicio hacia la comunidad SIN FINES DE LUCRO e identificados por una camiseta cuyos colores estuvieron, están y estarán por siempre muy profundo en nuestros corazones. Por último, MI SOLIDARIDAD HACIA EL BUEN HINCHA DE RIVER QUE HOY LLORÓ POR SU CLUB. ESTOY CON VOS DESDE EL CORAZON. A los demás les digo parafraseando palabras alguna vez escuchadas en ocasión de otra tragedia argentina: "NO SE OLVIDEN DE RIVER"

No hay comentarios:

Publicar un comentario