sábado, 13 de agosto de 2011

El Sub-20 no fue la excepción de los sinsabores del fútbol argentino

Al igual que en el Mundial de Sudáfrica de 2010 y que en la Copa América del mes pasado disputada en Argentina, el seleccionado sub-20 no fue menos y también se quedó en Cuartos de Final del Mundial de Colombia luego de caer derrotado en los penales ante Postugal.

Otro torneo que nada deja para la historia del fútbol argentino, porque no hubo juego de conjunto, las individualidades terminaron quedando en deuda y en pos de "auto-salvarse" en cada partido y, desde afuera, el DT Walter Perazzo se mostró irresoluto para animarse a más, cuando material tenía de sobra para apostar a algo mejor que a un temeroso 4-4-2 que en pocas ocasiones intentó el toque de primera y la búsqueda de espacios en ataque, simplemente teniendo como as de espadas a los arrestos individuales de Lamela, Iturbe o Luque.

Muy poco, amarrete, carente de ambición. Cuando no hay elementos para intentar algo más, puede justificarse la apatía y la táctica ante la ausencia del talento y la técnica, pero en este Mundial Perazzo no supo armar una propuesta interesante a los ojos de los argentinos que seguimos la competencia.

Argentina, otra vez eliminada. El Sub-20 no fue una isla dentro del océano de la mediocridad y el desmanejo de la AFA. Este es un nuevo resultado que está a la vista. Ahora, preparen, apunten y fuego a la yugular de Julio Grondona y su tropa, hay un nuevo argumento para darles su merecido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario