lunes, 15 de agosto de 2011

¿La suerte del campeón?

Real Madrid y FC Barcelona volvieron a verse las caras en el ya más que conocido Clásico. Además, al ser de Supercopa, muchos lo bautizaban como Superclásico, un duelo a doble partido que abría su telón en el Santiago Bernabéu. El empate a dos final no refleja lo vivido sobre el terreno de juego, en donde el Real Madrid fue netamente superior pero el Barcelona recurrió a la ‘suerte del campeón’.

Dos fueron las veces que el Barcelona llegó sobre la meta de Iker Casillas durante los primeros 45 minutos, siendo dos los goles que le hizo en ese periodo al bando blanco. Por el contrario, los de Mourinho llegaron en innumerables ocasiones, materializando solo una de las tantas oportunidades. El conjunto azulgrana saltó al terreno de juego con un once bastante atípico. La zaga, formada por Alves, Mascherano, Abidal y Adriano ponía en duda el potencial defensivo de los de Guardiola, técnico que además le otorgó el debut oficial al chileno Alexis Sánchez y confío en la perla Thiago Alcántara, sentando en el banco a Xavi Hernández y Pedrito.

Por su parte, Mourinho sacó el mismo once que cayó por 5-0 en el Camp Nou el pasado noviembre, el cual desde los primeros minutos mostró su mejor estado de forma, algo que ya anunciaba una pretemporada impecable. Esa superioridad se tradujo en gol cuando Benzema asistió a Mesut Ozil para que el alemán batiera a Víctor Valdés. Las ocasiones se siguieron sucediendo para los blancos, pero fue pasada la media hora de partido cuando David Villa se inventó un gran disparo que se coló por la escuadra de la meta defendida por Casillas. Era la primera llegada con peligro del Barcelona.

Tan solo diez minutos después y con el diez a la espalda, Messi aprovechó un pájara de la zaga madridista para hacer el segundo y dejar al Barcelona por encima en el marcador al descanso. Los pronósticos de fútbol no daban crédito a como el Barça había remontado un partido sin hacer nada. En la segunda parte, cuando peor estaba el Madrid, Xabi Alonso se encontró un balón dentro del área y puso el empate con el que se llegaría al final. Hay que destacar un par de penaltis no pitados en ambas áreas y sobre todo, la locura de Pepe, central portugués del Real Madrid, el cual hizo un par de entradas muy características del juego que viene demostrando en los últimos años.

La vuelta se jugará en el Camp Nou el próximo miércoles. El Barça es claro favorito, aunque tras ver lo ocurrido ayer en la capital española, todo puede suceder sobre la Ciudad Condal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario