jueves, 4 de agosto de 2011

La usina Preolímpica

La usina preolímpica ya está está en marcha al calor de la caldera dorada. Sobresaltos de por medio como la sorpresiva noticia de la arritmia que padeció Leo Gutiérrez durante un entrenamiento y que lo dejó fuera de la competencia, luego de un minucioso y conclusivo estudio médico. Un histórico y fundamental engranaje deportivo y anímico, partícipe ininterrumpido del mejor seleccionado de la historia del básquet argentino, que en esta ocasión será parte desde otro sitio de la cancha.

Por el momento el entrenador Julio Lamas no tiene pensado convocar un reemplazo, y quizás no sea necesario dada la riqueza del plantel preseleccionado, simplifica a la fuerza su tarea de cortar un jugador para conformar la nómina de 12 reglamentarios. Mientras continúe la favorable evolución en la recuperación de Luis Scola, su rodilla responda a las exigencias de la alta competencia y su preparación física lo acerquen lo más posible al óptimo, entonces no hay de qué preocuparse en lo que a la posición de ala-pivot respecta.

Manu Ginóbili, Carlos Delfino, Chapu Nocioni, Pablo Prigioni, Pepe Sánchez, son varios de tantos condimentos que convierten a la selección argentina en un conglomerado sólido, talentoso y comprometido con el objetivo último de asegurar una de las sólo dos plazas disponibles sin escala hacia los Juegos Olímpicos de 2012. La gira de partidos preparatorios le dará la cohesión y el ensamble necesarios para afrontar la exigente disputa en la que también se anotan Brasil a pesar de sus numerosas bajas, Puerto Rico con renovación de técnico de por medio, y República Dominicana sumando talento NBA y un nuevo entrenador a cargo.

Con la usina en pleno funcionamiento, los componentes de la instalación albiceleste se integrarán hacia la sinergia con el rodaje de los partidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario