jueves, 8 de septiembre de 2011

Brasil le gana a Argentina y se queda con el clásico

El tercer partido fue el clásico sudamericano que quedó en manos de Brasil que derrotó 73 a 71 a la Argentina. El equipo de Rubén Magnano plantó una sólida defensa. Andrés Nocioni en el comienzo del partido se lesionó un tobillo. El goleador de Brasil fue Rafael Hettsheimer con 19, mientras que del partido Luis Scola con 24.

El cuarto comenzó con la lesión de Andres Nocioni, y rápidamente Scola metió el primer doble del partido. Muy intenso arrancaron ambos conjuntos, sin mucha efectividad en defensa. El triple de Alex puso tres de ventaja. Argentina se acercó a tres con un triple de Carlos Delfino. Con un doble de Gutiérrez se puso el partido uno arriba., pero un triple de Guilherme volvió a quedar todo igual que antes, el cuarto finalizó 19 a 17.

El segundo cuarto comenzó errático para ambos, dos puntos de Hettsheimer puso cuatro de diferencia. El entrenador argentino pidió tiempo muerto. Dos puntos de Ginobili pusieron el partido a cuatro. Hettsheimer siguió liderando el ataque. Dos libres convertidos puso a Argentina al frente. Un gran rebote y un doble de Jasen puso el marcador 28 a 25. Un doble convertido por Marquinhos dejo el tanteador 28 a 27.

Hettsheimer con un doble abrió el marcador en la segunda mitad. Argentina en los primeros ataques se notó errático. Un triple de Marquinho puso diferencia de cuatro y luego a ocho con tantos de Alex y Hettsheimer. Scola intentó acercarse pero Brasil estuvo muy efectivo. Dos triples de Prigioni puso a cuatro. El cuarto termino 53 a 47 para Brasil.

El último cuarto lo abrió scola con un doble. Hettsheimer volvió a subir la ventaja pero nuevamente Scola y los rebotes de Kamercichs achicaron la diferencia. Un triple de Guilherme puso arriba a Brasil por cinco. Hettsheimer lideró el ataque brasileño. Argentina siguió perdiendo posesiones en ataque. Una gran penetración de Huertas puso arriba a Brasil por siete puntos a falta de 01:13. Triple de Guilherme contestado por Prigioni del otro lado. El cuarto se terminó con un doble de Prigioni para decretar el 73 a 71.

Después de la derrota Federico Kammerichs nos dijo: “el equipo dejó todo en la cancha por eso tengo la tranquilidad. Estuvimos un poquito alterados, a una situación que no estábamos acostumbrados a ir perdiendo. Pero esto sirve muchísimo, tampoco es un partido determinante”.

Fuente: FIBA Américas

No hay comentarios:

Publicar un comentario