martes, 13 de septiembre de 2011

Sin antídoto al ‘virus FIFA’

El Barcelona arranca su cuarto año con Pep Guardiola sin vacuna al efecto FIFA, pese a sus conocidas dolencias futbolísticas.

Como si de una enfermedad se tratase, se reproduce atacando anualmente a todos aquellos culés que forman parte de las apuestas en partidos internacionales, aunque en el parte médico sólo figuraba el sábado el nombre de Gerard Piqué. Las alarmas se han encendido en Can Barça porque va camino de convertirse en una pandemia con riesgo de contagio a toda la plantilla, incluido el entrenador.

Todavía no hay informes médicos que corroboren la teoría, sólo las imágenes de televisión que retransmitieron en directo lo ocurrido en Anoeta. Una secuencia de fotogramas que en capítulos anteriores se vivió frente al Getafe y Hércules. Ahora ha sido con la Real Sociedad.

Los jugadores salieron al campo sin señales del ‘virus FIFA’. A los 11 minutos ya ganaban dos a cero con goles de Xavi y Cesc. Poco a poco se iban haciendo visibles. A la media hora el jugador presumiblemente más sano y activo de todos, Alexis Sánchez, se retiró por una rotura en el bíceps femoral de su pierna derecha. En su lugar entraría David Villa. La cara de Pep auguraba un mal presagio.

El vestuario, durante el descanso, fue un foco de contagio que se hizo extensible a titulares y suplentes, que después entrarían al campo como Andrés Iniesta y Lionel Messi. El picotazo de cabeza de Agirretxe en la reanudación fue la crónica de una pájara anunciada. ‘Después de semana internacional el Barça se deja puntos en el camino’. En San Sebastián lo sabían.

Minutos después se descubrieron síntomas desconocidos a la enfermedad: las alucinaciones. Villa intentó hacer de Xavi sin darse cuenta que su asistencia de gol fue a un compañero con la camiseta de un rival. Entonces Agirretxe disparó sin contemplaciones a Valdés y el balón se estrelló en el larguero porque Busquets creyó ser portero. El cúmulo de desgracias terminó con el empate en esa jugada por medio de Griezmann. La profecía se cumplió y dos puntos se quedaron en el País Vasco.

El Madrid, inmune

Otra plantilla expuesta al virus es la del Real Madrid, aunque vencieron en casa al Getafe 4-2. Han encontrado un antídoto y ahora parecen inmunes. La receta secreta les coloca líderes por encima del Barça tres años después. Las malas relaciones entre jugadores de uno y otro equipo no tienen nada que ver con los roces en el campo, sino con la poción de José Mourinho. Sólo la reparte a sus aliados madridistas. No la vende al imperio azulgrana que quiere invadir todos los registros balompédicos habidos y por haber.

No hay comentarios:

Publicar un comentario