viernes, 2 de septiembre de 2011

Una levantada que puede costar demasiado

A poco menos de una semana de la competencia que definió a los doce pilotos que pelearán por la Copa de Oro del Turismo Carretera, en el mundo tuerca no se habla de otra cosa que de las sanciones provisorias impuestas por la Comisición Asesora y Fiscalizadora (CAF) de la ACTC para con Mauro Gialombardo y Guido Falaschi por los acontecimientos en la final disputada en el Autódromo Ciudad de Paraná.

La CAF decidió suspender provisoriamente a ambos pilotos y citarlos a declarar el próximo martes con motivo de la "levantada" de Gialombardo y el toque de Falaschi sobre Diego Aventín.

Repasemos. Mauro Gialombardo, Ford, marchaba cómodo a la victoria cuando desde el box de su equipo, GPG Racing, le comunicaron que en caso de dejar a ganar a su compeñero, Néstor Girolami (Torino), éste podría ingresar a la Copa de Oro como consecuencia de las variantes sucedidas en la carrera. Si bien en el TC no están prohibidas las órdenes de equipo, de hecho la instalación de los "equipos" como tales es una cuestión de la era más moderna de la categoría, siempre que aparecieron atisbos de juego de equipos las autoridades se mostraron celosas para restringirlas. Al menos habrá una reprimenda para Gialombardo.

Una vez finalizada la competencia, especulabamos con el costo deportivo que esto podía tener para el piloto de Bernal (no ganó en el año, y si no lo hace no podrá ser campeón aún cuando sea el que más puntos suma), pero la situación parece mucho más compleja. A una eventual sanción de parte de la CAF se suma el repudio de los hinchas de Ford en los foros. Es esencial entender al respecto que en el TC los mal llamados "equipos" son en realidad "estructuras". Los pilotos comparten mecánicos, ingenieros, etc. pero no necesariamente representan a la misma marca, como en el caso de Gialombardo y Girolami, ni tienen el mismo apoyo publicitario. Con todo esto, una "levantada" en el TC tiene consecuencias en otro niveles, más allá del descontento que ello puede generar en el público.

Por su parte, Guido Falaschi, integrante de la estructura HAZ, tocó y dejó sin chances a Diego Aventín, principal competidor de Norberto Fontana, compañero en el HAZ de Falaschi, pero piloto de Torino. Falaschi adujo que rompió la dirección, pero Oscar Aventín, presidente de la ACTC y padre de Diego, en declaraciones públicas, acusó directamente y sin preámbulos a Escarasini, director del HAZ, de ordenar a Falaschi sacar de la pista a Diego.

Esta semana se conocerá si la Copa de Oro ya cuenta con dos pilotos menos aspirantes al título, ya que con lo parejo que es hoy el Turismo Carretera, de ser suspendidos al menos una carrera, Falaschi y Gialombardo, sus chances se verían sensiblemente disminuidas.

2 comentarios:

  1. Perdon pero cuando Traverso levantaba para salir 4 nadie le retiro la licencia!!!! que pasa la rana y el bebu son muy nuevos????? y no pesan justo Aventin viene a decir algo que siempre se sospecho de su honorabilidad compitiendo.

    ResponderEliminar
  2. Entendamos esto: la ACTC, con Aventín a la cabeza, tienen en la mira a Cuervo. Por más que cmabiaron Linconl x GPG, se sabe que Cuervo sigue atrás de todo, aún cuando no vaya a los autódromos.
    En cuanto a las levantadas de Traverso, lo hacía por estrategia propia, no para beneficiar a un tercero.
    Pero lo mejor sería que todos quisieran ganar siempre y, como hemos pregonado siempre desde este espacio, no haya penalidades para los que ganan. Con lo parejo que está el TC, dificilmente se repita un sólo ganador del estilo Schumacher en F1 2004.
    Saludos!

    ResponderEliminar