miércoles, 5 de octubre de 2011

Boca y River, punteros

Cada uno a su manera y con lo que tienen a mano, Boca y River se han acomodado en lo más alto de la Primera División y el Nacional B.

La punta de Boca se ha construido de una manera más regular si se quiere. No ha pasado sobresaltos a nivel resultados ni tampoco sobre el juego que llegaran a desplegar sus rivales. Juan Román Riquelme ha sabido estar a la altura de su capitanía y su jerarquía ha quedado demostrada, a pesar de las lesiones que pudo eludir en el presente torneo. La incorporación de Rolando Schiavi ha sido fundamental en la defensa, su figura ha hecho engrandecer a sus compañeros de zaga (Insaurralde en primera instancia y a Caruzzo cuando le tocó entrar) y también a los laterales de turno.

A partir de la tenencia de pelota que le aporta Riquelme a sus equipos, Walter Erviti parece haber encontrado un lugar, desde justamente la posesión y circulación, en donde Diego Rivero se complementó también para redondear un funcionamiento eficaz. No descolla, no brilla, pero suma seguido y generalmente sin sufrimiento de por medio, el sello conocido de los equipos de Julio César Falcioni.

El River de Almeyda hoy supo destaparse con una goleada tremenda 7-1 ante Atlanta. Una lluvia de goles que ayuda a disipar a los tremendistas taciturnos de siempre que esperan que los de Núñez arrasen en la segunda divisional del fútbol argentino, y sino es crisis. En 9 fechas está arriba, en zona de ascenso, con un equipo muy distinto -a todo nivel- al que descendiera apenas dos meses y medio atrás. Tiene jerarquía individual sí, pero esto no se traduce en una automática superioridad ante el rival que tenga enfrente, aunque muchos sean lineales y entiendan que esto debe ser así lisa y llanamente, deberá River seguir batallando y luchando cada partido como hasta ahora.

En Primera, Boca está a mitad de camino para sumar una nueva estrella y como están dadas las cosas, su único rival estará de puertas hacia adentro, el miedo a que se le escurra el título puede llegar a pesar. En el Nacional B, apenas un cuarto de torneo se ha disputado y no hay nada por decir, se debe ser medido en el análisis y no ir fecha a fecha como quiere marcar la agenda de los medios deportivos vernáculos, por lo pronto River va por buen camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario