miércoles, 12 de octubre de 2011

La Columna del Dr.: Como Hinchas

El encuentro disputado en Venezuela entre la selección local y el equipo dirigido por Alejandro Sabella en la noche de ayer con motivo de la segunda fecha de las eliminatorias rumbo a Brasil 2014 es una muestra más de que la Selección Argentina de Fútbol ha dejado de estar entre "los grandes" del fútbol mundial. Lugar que supo compartir con Alemania, Brasil e Italia, y que hoy la encuentran claramente por debajo de la línea de aquellos.

Esta pérdida global de categoría no se consuma de un día para el otro sino que es a fuerza de "meritos" a lo largo de los años. En esta línea de ideas, Julio Grondona es el principal responsable. Más de 30 años al frente de la AFA, anclado y cómodo con su poder absoluto ha perdido decididamente la brújula. No escapan de responsabilidad los diferentes entrenadores que han pasado desde Italia 90 al presente.

Pero en esta columna queremos hacer hincapié en los futbolistas. Las últimas dos generaciones de jugadores habituales en las convocatorias (Francia 98 y Corea Japón 2002 / Alemania 2006 al presente) son jugadores sin hambre de gloria. Con autos de lujo, mujeres despanpanantes y heladeras llenas pero sin anhelos de gloria deportiva. Ese amor propio no se compra por más euros que se tengan en la cuenta bancaria.

Sabella, en este caso, cuenta con un gran material a su disposición pero deberá procurar no incurrir en la tentación de elegir a los nombres por sobre los hombres. Javier Maschero es a esta generación, lo que Zanetti o Ayala a la del período 98 - 02: la cara del fracaso constante. Braña, si el "humilde" Braña de Estudiantes, por poner un nombre, hoy es más que Mascherano.

A excepción de Messi, quien debe ser tratado como uno más y no tiene ni vos ni carácter para ser capitán del seleccionado nacional, y de Javier Pastore, quien es uno de los últimos enganches genuinos y con proyección, todos los demás jugadores, jueguen en Europa o en Sudamérica, debieran jugar por rendimiento en la Selección y no en sus clubes. O acaso alguien se acuerda de como le iba a Caniggia en sus equipos? No importa como o donde jugara Claudio Paul, en la Selección rendía y eso era suficiente para justificar su lugar. Jugadores con hambre y de Selección. Que jueguen "como hinchas".

1 comentario:

  1. Está bien hacer hincapié en el rendimiento de los jugadores (muy pobre por cierto). Pero los grandes responsables son los conductores, y quienes los eligen (el culpable N° 1). Particularmente la actuación de anoche fue lamentable. Un equipo partido, sin respuestas futbolísticas ni anímicas. Se sigue insistiendo en los caprichos de los técnicos: la convocatoria de Rojo es incomprensible (un muchacho sin nivel para vestir la casaca de la selección que ayer demostró sus limitaciones); y en jugadores de medio pelo como demichelis u otamendi...
    Nadie repara en conformar una defensa sólida y se piensa solo en atacar. Así nos va.

    ResponderEliminar