sábado, 18 de febrero de 2012

El Madrid quiere contrarrestar el acuerdo Neymar-Barça

En una tierra tan fértil como Brasil, el cultivo de cracks está a la orden del día. En estos campos Neymar es fruta madura pendiente de exportar a Europa. A falta de confirmación oficial parece que el desembarco se producirá en el puerto de Barcelona para el verano de 2013 o 2014. La operación exige de una respuesta a corto-medio plazo por el Real Madrid.

Los jornaleros u ojeadores, según el gremio, hablaban maravillas de otros productos como Ganso o Damiao. Ambos forman parte de una nueva generación de promesas cariocas, que se presentarán en su sociedad en las apuestas por el Mundial de 2014 si antes los grandes de Europa no los pescan como se dice. En ambas operaciones estarían Madrid y Barça de por medio y también lo están en el caso de Lucas Moura.

El mediapunta es a sus 19 años internacional absoluto. Participó en la pasada Copa América con Brasil y ya es uno de los pilares básicos del Sao Paulo, donde juega un viejo conocido para la afición española: Luis Fabiano. La llave de Moura la tiene Wagner Ribeiro, que fue el que llevó a Robinho al Madrid y durante un tiempo también representó a Neymar, hasta que pasó a asesorarse por su padre.

A oídos de Riberio han llegado propuestas no sólo de la Liga BBVA, sino también de la Premier y la Serie A. Tratándose de un diamante en bruto habrá codazos por hacerse con sus asistencias, zancadas y disparos certeros. Con tantas novias alrededor la puja por Moura ya alcanzaría los 40 millones, según apuntan diversos medios entre ellos elconfidencial.com.

Al Madrid ya se le escapó el jugador del Santos, por eso Florentino Pérez tratara de no cometer otro error de ese calibre. El departamento técnico del Madrid le sigue la pista tanto por vídeo como in situ. Representantes del club merengue han asistido a alguno de sus partidos en el campeonato brasileño y a otros de Ganso y Damiao.

Cualquiera de ellos podría acabar de blanco, pero el Madrid no repetirá el ‘modus operandi‘del caso Robinho. Al afortunado antes de aterrizar en el Bernabéu se le cedería para que fuera moldeando las hechuras de estrella con las que los tres nacieron.

No hay comentarios:

Publicar un comentario